• APRÉNDETE EL HIT

    APRÉNDETE EL HIT

    Del momento: ♪♫ Manudo decime que se siente, seguiiiir pensando en un Mundial... ♪♫ Read More
  • 1
  • 2

Síguenos en FaceBook:




Cuando más nos dueleLa afición respondió al llamado. El estadio Ricardo Saprissa lucía  lleno en casi toda su capacidad para albergar una edición más del Clásico del fútbol Nacional.

Los cánticos venían de los cuatro sectores del Estadio y animaban a los conjuntos a efectuar un buen encuentro, como se espera en esta clase de partidos.

Ambos necesitaban puntuar, por eso las emociones estuvieron presentes desde los primeros minutos, con acciones de ida y vuelta para ambos bandos.

Saprissa tuvo la primera llegada de peligro tras un centro cobrado por Walter Centeno, donde Gabriel Badilla fue derribado en el área pero el árbitro pidió que las acciones continuaran.

Tras esta jugada, vino la contra por parte de la Liga, cuando Alejandro Alpízar se encontró sólo frente a Bolívar, pero el arquero logró de gran manera repeler el remate.

Al minuto 11´ volvió Saprissa con peligro al marco defendido por Patrick Pemberton, esta vez con acción de Smith por la banda derecha y con un cabezazo de Manfred Russell que para mala fortuna de los saprissistas, dio en el horizontal.

El Monstruo continuaba acechando a los manudos, era dueño del partido, con la picardía de Cordero, el coraje de Tejeda y al seguridad de Badilla en la defensiva, sin embargo, no lograban los morados encontrar la ruta hacia el gol que los pusiera arriba en el marcador.

Un muy buen remate de larga distancia de Centeno fue enviado al tiro de esquina por el portero de la Liga, mismo que ocasionaría otro remate del Rasta Cordero, pero que otra vez Pemberton, quien se convertía en el salvador manudo, lograba retener.

Centeno continúa rematando de larga distancia, tras los pivoteos de Arrieta que hasta el momento era el único punta en Saprissa, esta vez el remate pasa por encima del travesaño.

Los manudos tuvieron una acción de gol hasta el minuto 29, pero esta vez fue Bolívar quien se encargo de negar la anotación a los liguistas.

Cordero era hasta ese momento el jugador del cual nacían todas las jugadas peligrosas de Saprissa, que usualmente terminaban en tiros libres de los

Saprissa perdió otra clarísima opción de gol, esta vez en los pies de Centeno, que cuando se encontró frente al marco no logró rematar, igualmente Jairo Arrieta y entre los dos fallaron lo que hubiera sido la apertura en el marcador.

En el contragolpe, los manudos perdieron su ocasión para anotar, pues Douglas Sequeira ahogó el grito de gol tras anteponerse a un remate que iba directo al marco de Bolívar.

El encuentro caía en la monotonía de las opciones de gol que fallaban ambos conjuntos, y aunque Saprissa dominaba, era difícil que lograra la anotación, pues en el último puntazo para definir erraban.

El Arbitro Henry Bejarano se ganaba los silbidos de la afición tras una fuerte falta que le cometieron a Yeltsin Tejeda, en la cual no mostró la tarjeta al jugador manudo. Pero fuera de eso, las acciones no daban a más.

Para concluir la primera mitad, cerró Saprissa con un tiro libre a cargo de Walter Centeno, que Pemberton una vez más envía al tiro de esquina que el mismo logra detener y con esta acción finalizaron los primeros minutos 45 del encuentro.

Ya para el segundo tiempo el partido da muestras de continuar con lo que presentó la primera parte, esta vez vino una tarjeta amarilla para Pablo Gabas, por una falta cometida da Víctor Bolívar.

Luego hay una oportunidad para Saprissa, un nuevo tiro libre que Centeno cobra por bajo y es desviado por Arrieta, pero sin éxito. El contragolpe manudo trajo un remate que por poco termina en gol, pero el portero saprissistas detiene en el momento justo.

Oscar Duarte por poco anota en su propia portería, luego de un tiro libre efectuado por Alpízar, que se va a tiro de esquina pero no se generó más peligro.

Aunque para esta segunda mitad Alajuela se fue un poco más al frente, Saprissa tampoco renunciaba a ganar el partido, y eso lo demostraban en cada acción en la que se iban al frente, la afición no podía reprochar que el equipo se desempeñaba mal.

La primera variante morada vino con el ingreso de Escoe, quien en el clásico de Alajuela había anotado el gol del triunfo, esta vez tuvo que abandonar el campo Jordan Smith.

A pesar de que los morados aspiraban a más y jugaron para más, una falta cometida por el capitán morado Walter Centeno provocó una movida rápida de parte de los manudos y en un momento de desconcentración morada cayó la primera anotación de los liguistas al minuto 63 por intermedio de Cristopher Meneses.

Saprissa no tenía otra opción más que irse con todo al frente en busca de la anotación para empatar el partido, por eso Guima hace ingresar a Alejandro Castro en lugar de Manfred Russell.

Al Monstruo le quitaron el grito de gol, pues una anotación de Óscar Duarte fue anulada por el Bejarano, señalando posición prohibida del defensor morado.

El último cambio de los morados fue con la salida de Robinson para darle paso a Allan Alemán, con esto Saprissa ponía todo en la parte delantera para lograr empatar y así llegar al triunfo.

Bolívar se llevo los aplausos del público tras dos grandes tapadas en acciones de los liguistas, una con los pies y otra con los puños, negando el gol a los visitantes.

La desesperación se apoderaba de los de Tibás, tanto en la cancha como en las graderías.

Sin embargo, a pesar de lo mostrado en el juego, donde Alajuela no dominó completamente, tuvieron la fortuna de encontrar, en pies de Froylan Ledezma la segunda anotación, que enterraba por completo a los saprissistas, cayó como balde de agua fría y le dio una de esas derrotas que más duelen.

Sin pensarlo dos veces, la afición se lanzó al grito de ``fuera Guima``, pidiendo la cabeza del técnico morado. Al final, los manudos salieron airosos de la casa de su archirrival, y los morados dejando más dudas que nunca, alejándose más de las primeras posiciones y comprometiendo su clasificación, con cuatro partidos por disputarse.

Hoy el saprissismo sufrió más que nunca una derrota, no sólo por perder tres puntos, sino a manos de la Liga. Hoy se atacó a Guimaraes, a pesar de que el equipo tuvo más orden y combinaciones que juegos atrás.

Quizá Saprissa no merecía perder, ni Guima salir silbado y con su propia afición pidiendo su puesto, pero una derrota en el clásico siempre tiene que tener un responsable, hoy se señala a él. En este juego quedó más que claro la intermitencia de Saprissa, a pesar de la respuesta de la afición, pero no es momento de buscar culpables sino soluciones, y si bien Guima no es el único responsable, es el encargado de buscar las respuestas para que el Monstruo y la Cueva retomen el respeto que siempre caracterizó.

Te gusto el contenido compártelo:

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Premium templates by www.bigtheme.net free download.

Online bookmaker Romenia bet365

София Dyrven Material

София Дъски цена