• ¡El Hit del momento!

    ¡El Hit del momento!

    ♪♫ MANUDO DECIME QUE SE SIENTE SEGUIIIIR PENSANDO EN UN MUNDIAL... ♫♪ Read More
  • Ni la muerte nos va a separar...

    Ni la muerte nos va a separar...

  • 1
  • 2

En casa y cuando más duele... Así se dejó ir la 35

En casa y cuando más duele... Así se dejó ir la 35

El primer periodo denotó dos realidades. El ímpetu de la S para proyectar sus embates a razón de dos volantes ‘10’ capaces de acarrear el balón, generar y filtrar por las bandas.

Del ingenio de Marvin Angulo y Mariano Torres en la zona medular y el desequilibrio de Christian Bolaños por el perfil derecho, se abasteció el eje ofensivo de los anfitriones, mucha más incisivos con la pelota.

A los tres hombres de creación les faltó el acompañamiento y el tino en la toma de decisiones para que el libreto de ataque no se volviera tan predecible.

Herediano, en cambio, no necesitó de una enorme producción ofensiva para hacer valer su propuesta de juego, con un alto grado de concentración y chispazos letales de sus figuras.

Apenas al minuto 34’, Omar Arellano abrió la cuenta para el Saprissa, cuando cabeceó a propia puerta después de un cobro de tiro de esquina de Torres.

Había sido más Saprissa, pese a la falta de contundencia y apoyado por el poco protagonismo del Team, que resintió la ausencia de José Guillermo Ortiz, un fantasma en la etapa inicial.

La reacción de Herediano en el segundo periodo fue inmediata. Con el ingreso de Gerardo Lugo, retomó el balón para equilibrar la balanza y aproximarse con más frecuencia a puerta.

Rándall Azofeifa trazó un pase largo que acabó en los pies de Jimmy Marín, quien le robó la espalda a un despistado Yostin Salinas, recepcionó con el pecho y lanzó un globito para superar al guardavallas Kevin Briceño, al minuto 47 de compromiso.

Después de un letargo, la S adelantó las líneas; Bolaños se proyectó con más insistencia y Angulo se volvió un dolor de cabeza, frente a un Herediano que entendió debía pausar el duelo. Fue en la confusión morada que el Herediano controló los tiempos y, por lapsos, limitó a la ofensiva tibaseña, algo tímida.

Una jugada de pared entre Angulo y Bolaños terminó en un pase de maestro del mundialista para Johan Venegas, que anotó el segundo tanto, al 65’.

La celebración fue más larga que lo que tardó Herediano en responder. Esta vez en pies de Cristian Reyes, quien aprovechó un balón suelto, después de un tiro de esquina, para empareja el marcador cinco minutos más tarde. 2 por 2. Suspenso.

El cierre agónico favoreció a Herediano, que se aprovechó de la expulsión de Alejandro Cabral, quien se ganó la segunda amarilla por una agresión innecesaria sobre Jimmy Marín, para buscar la anotación en los tiempos extra.

Fue Magaña con un cabezazo, como lo hizo en el primer juego de la final, el que se encargó de matar al Saprissa.

Fuente: La Nacion

Compartir este artículo