• APRÉNDETE EL HIT

    APRÉNDETE EL HIT

    Del momento: ♪♫ Manudo decime que se siente, seguiiiir pensando en un Mundial... ♪♫ Read More
  • 1

Derecho de respuesta

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Compártelo!

Derecho de respuesta

Estimada señora Ibarra: le escribo en atención a las declaraciones dadas en su programa el día 25 de Febrero del año en curso en su programa Hablando Claro, a efecto de hacer patente nuestra posición respecto de algunos puntos específicos.

En primer lugar, nos parece meritorio hacer la siguiente aclaración: es incorrecto pensar que la persona que recibió el audio originalmente haya cometido delito alguno.  En el marco de la comunicación, donde hay un emisor, un mensaje y un receptor, tanto derecho tiene sobre el mensaje el receptor como el emisor.

Así pues, siendo la fuente uno de los receptores legítimos del mensaje tenía todo el derecho de difundirlo, legalmente hablando.  Aunque esto podría considerarse por algunas personas como una traición a la confianza, definitivamente no es un delito.  Distinta cosa sería si el medio hubiese grabado ilegalmente una conversación privada, o si la hubiese obtenido robando el teléfono celular del señor Guzmán, lo que no sucedió.

En segundo lugar, es incorrecto que la conversación fuera privada, incluso desde el inicio.  Si un emisor emite un mensaje ante una colectividad de personas (aunque sea en la forma de un grupo de whatsapp), dicho mensaje recibido por la colectividad es por definición público.  Más aún, luego de que el audio fuese difundido legalmente por la fuente por medios electrónicos, adquiere con mucha más razón su carácter de público. 

Para el momento en que el medio recibe el audio, ya lo tienen más de 75 personas solamente en la rama del grupo que nos lo hace llegar.  Así que desde ningún punto de vista podría considerarse el material como privado. La difusión de material público que ha sido obtenido de forma legal no puede ser considerada como delito. Se equivocan los señores Cristian Cambronero y Luis Saenz en sus manifestaciones.

En tercer lugar, el interés periodístico del mensaje es indudable, partiendo del hecho de que las declaraciones, públicas y virales, que luego fueron confirmadas por el propio señor Guzmán causarían sin duda repercusiones en las personas ofendidas, es decir, los señores Oscar Ramírez, Armando Alonso y Ariel Rodríguez, entre otros. Es incorrecto asumir que si el medio no hubiese publicado el audio en cuestión, la consecuencia se hubiese evitado puesto que ya estaba el mismo en manos de una masa de público de rapidísimo crecimiento (por eso se llama “viral”).

Además considera el medio que la moral y la ética no obligan a esconder contenidos donde se cuestiona públicamente y de deleznable manera la integridad de las personas y se atenta contra su integridad y su honor, sino todo lo contrario.

En cuarto lugar, consideramos que existe una doble moral en los medios y programas que nos han censurado por haber difundido la noticia, siendo que todos esos medios le dieron amplia cobertura a lo largo de varios días. 

Los medios, incluyendo radio emisoras, canales de televisión, periódicos, medios en línea y periodistas que tienen programas de opinión y de deportes publicaron partiendo de dos premisas, ambas correctas: la información era pública y era de interés periodístico. 

Pasión Morada partió de esas mismas dos premisas, y nada incorrecto ha hecho. Ninguno de los medios, los programas o los periodistas que nos han cuestionado tiene solvencia moral para tirar la primera piedra.

En quinto lugar, son calumniosas tres afirmaciones que se dieron en el programa: ni se ha “blanqueado” la prueba, porque no es la misma ni espuria, ni ilegal, ni se ha cometido delito alguno como se dijo en el programa, ni somos “terroristas mediáticos”. Estas manifestaciones incluso podrían ser objeto de acciones legales en contra de quienes las han hicieron; acciones legales que por el momento, no iniciaremos.

Finalmente, es importante reiterar lo dicho en el comunicado de prensa del día de ayer: no tenía el medio Pasión Morada intención de causar daño al señor Guzmán, ni somos responsables de las consecuencias que él mismo ha generado con sus acciones.

Pasión Morada comparte la posición de la periodista Ibarra respecto a la importancia de que las personas sean cautas con sus manifestaciones, especialmente las que se hagan por medios electrónicos, ya que la era digital maximiza la difusión y exposición de las mismas.

No compartimos sin embargo el emplazamiento que hace a Pasión Morada en particular, dado todo lo que se ha dicho anteriormente.

De usted atentamente,

Lic. Leonardo Gómez Salazar, MBA
Abogado Litigante y Notario Público
Bufete Gómez y Asociados
Abogado de www.pasionmorada.com

 

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Compártelo!

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn